in , , ,

Desal, el único espacio wellness bajo tierra

Se trata de una mina de sal, un verdadero espacio en el mundo a 180 metros bajo tierra, ubicada a 49 kilómetros de Bogotá.

 

La Catedral de Sal de Zipaquirá es una obra arquitectónica, religiosa y minera en el mundo, que realizó la reapertura del primer y único espacio de bienestar 180 metros bajo tierra, una experiencia de renovación diseñada para brindar las maravillosas bondades de la sal de roca o sal vigua utilizada, principalmente, gracias a su alto contenido de oligoelementos, entre ellos el magnesio, el selenio y, naturalmente, el cloruro de sodio.

 

Se trata de “Desal”, un espacio que aprovecha las cualidades del mineral salino para eliminar las toxinas de las células de la piel y realizar descargas energéticas, a través de prácticas ancestrales, mientras se aprecia la arquitectura y decoración al interior de la mina.

 

El lugar ha sido diseñado para recrear un hábitat natural, utilizando roca salinera y las esculpidas en la roca de sal, materiales naturales y telas tradicionales, sin dejar de ofrecer todas las comodidades modernas y las comodidades del verdadero lujo en el único espacio en el mundo 180 metros bajo tierra.

 

También se desarrollan rituales de relajación, en los cuales se reciben todos los beneficios del mineral que cuenta con una rápida acción antiinflamatoria, antibacteriana y de drenaje linfático, es decir, ayudando a mover el líquido de nuestros tejidos, ya sea al caminar descalzo entre copos de sal o experimentar tranquilidad y armonía en un escenario que recuerda la luminosidad de la nieve.

 

La Catedral de Sal de Zipaquirá

La Catedral de Sal ocupa el segundo lugar entre los 20 sitios de culto más impresionantes del planeta. Compitió con sitios turísticos y templos de reconocimiento mundial como: La Gran Mezquita Sheikh Zayed en Abu Dabi, El Partenón de Atenas, La Catedral de Notre – Dame de París, La Capilla Sixtina en la ciudad del  Vaticano, entre otros que hicieron parte de esta publicación del buscador más importante de la web, Google.

 

La primera maravilla de Colombia, la Catedral de sal de Zipaquirá, es el resultado de depósitos de sal en las montañas del municipio con más de 200 millones de años de antigüedad. Es una mina utilizada como un espacio alternativo, el cual se traduce a un de una rica colección artística, donde la delicadeza del arte y la rudeza del trabajo minero tienen como resultado esculturas talladas sobre sal y mármol en un ambiente arquitectónico, cultural y natural.

 

Este templo subterráneo levantado en la roca salina a 2674 metros sobre el nivel del mar, es un atractivo de visita que recibe miles de turistas. En la construcción de este templo se extrajeron 250.000 toneladas de sal roca; trabajaron 127 mineros, 110 talladores y 80 trabajadores.

Fuente:newsinamerica.com/

Programa “Playas”: el Grupo Piñero se compromete por la conservación de las costas

Tailandia espera recuperar el 80 % del turismo en 2023