in , ,

En Chile quieren cambiar la percepción de país riesgoso a destino seguro

Agencias consideran necesario «construir un relato como industria que desdramatice la situación» en el país

Con la apertura parcial de la temporada de nieve en más de la mitad de los centros de esquíChile sigue recuperando actividades turísticas, aun cuando las fronteras se mantienen cerradas. Para la asociación de agencias de viajes, ACHET, es hora de cambiar al relato y presentar al país como un destino seguro para los viajeros.

«Debiéramos ser un destino turístico considerado, pero nos autocalificamos como un país riesgoso», expresó Sergio Purcell, vicepresidente del directorio de ACHET, en un encuentro online de socios de la gremial y referentes de la industria turística chilena.

Purcell fue enfático en su opinión respecto a la buena situación relativa en que está Chile para comenzar su apertura al turismo.

Reunión de socios de ACHET.

“Paradojalmente somos el único país de Sudamérica que mantiene sus fronteras totalmente cerradas, en forma independiente de la procedencia de los turistas y pese a que los índices de contagio en el país han ido bajando y el proceso de vacunación está muy avanzado. Es decir, debiéramos ser un destino turístico considerado, pero nos autocalificamos como un país riesgoso”, manifestó.

La secretaria general de la Asociación Chilena de Empresas de Turismo, Lorena Arriagada, postuló «la urgente necesidad de construir un relato como industria que desdramatice la situación en Chile».

En la misma reunión, desde la Federación de Empresas de Turismo (FEDETUR) «surgió la propuesta de comunicar a través de los medios y de redes sociales, la favorable situación y la necesidad de recuperar la actividad turística, con testimonios de personas vinculadas indirectamente a la industria».

En el encuentro que mantuvieron los socios de la gremial de agencias el foco del análisis fueron las «Proyecciones de Mercados Prioritarios y los Principales Aspectos para una Futura Apertura del Sector».

Allí, tanto Lorena Arriagada como Helen Kouyoumdjian, Vicepresidenta Ejecutiva de FEDETUR, aportaron «valiosa información y análisis del impacto del COVID 19 sobre la industria turística de Chile; respecto a la situación actual, de países de Latinoamérica y de los principales mercados para el turismo receptivo del país y las proyecciones futuras para la industria».

Situación regional

Si bien en los países de Sudamérica existe el consenso de que «hay una inmensa demanda contenida por viajar», la incertidumbre respecto a los procesos de vacunación «hacen que – en su conjunto – Latinoamérica siga en un escenario complejo a la vista de turistas regionales y de larga distancia”, manifestó Arriagada.

En los mercados prioritarios analizados –Reino Unido, España, Alemania, Francia, Estados Unidos y Brasil- las tendencias de la demanda que se observan pasan por aspectos generales de comercialización (compra Inteligente, flexible y con reembolso) y otros en los que Chile tiene una alta valoración: viaje a destinos de naturaleza; gran valoración por la sustentabilidad y la seguridad como factor esencial al momento de elegir un destino.

Adicionalmente, Chile es el país sudamericano con mayor vacunación -principalmente con Sinovac, aprobada por la OMS, y por tanto en los países que requieren vacunación para ingresar- lo que favorece al emisivo.

Los destinos con alto índice de vacunación son calificados como más seguros y pasibles de menos restricciones. En el caso de Chile, como señalaba Purcell como paradójico, el cierre de fronteras es total -hasta al menos el 14 de julio- «pese a que los índices de contagio en el país han ido bajando y el proceso de vacunación está muy avanzado».

Solo Chile y Uruguay pueden decir que tienen más del 50% de la población completamente vacunada: ningún otro país sudamericano llega al 15%

En abril, Chile blindó sus fronteras por un brote de covid-19 que puso contra las cuerdas al sistema hospitalario, una medida que provocó una caída del -92,6 % en los ingresos de extranjeros con fines turísticos entre enero y mayo de 2021, según datos de la Subsecretaría de Turismo.

A pesar de que casi el 60% de la población objetivo ya ha recibido las dos dosis de la vacuna, la incertidumbre sobre la extensión del cierre de fronteras sigue siendo alta debido a la aparición en una semana de dos casos de la variante Delta en el país, la de mayor contagiosidad.

En los países con mayores porcentajes de la población inoculada se está en mejores condiciones para permitir que el turismo regrese lentamente, como es el caso de Europa, destaca la OMT.

Temporada de invierno

«Esperamos que la situación fronteriza se vaya normalizando de cara a agosto. No estamos dando por perdido el ingreso de extranjeros por la rápida inmunización», dijo el gerente de la Asociación de Centros de Ski de Chile (Aceski), Francisco Sotomayor, ante la apertura en julio de 12 de los 19 centros de esquí del país.

Va a ser «muy difícil» volver a la normalidad, pero la pronta toma de medidas podría servir para «revertir la merma del año 2020», donde se redujo la actividad de turismo invernal en un 91%.

Con aforos reducidos, mascarilla y distancia de seguridad, algunas pistas ya abrieron y otras preparan sus protocolos sanitarios para tratar de remontar este sector, que en condiciones normales representa el 10% del turismo nacional y genera unos 200 millones de dólares anuales.

Valle Nevado

Por el momento, estarán activos al menos 12 de los 19 centros de esquí del país, aunque solo operarán de lunes a viernes puesto que todavía rigen cuarentenas en la mayor parte del país los fines de semana, y muchos han optado mantener cerrados sus restaurantes y hoteles por el momento.

«Esperamos entre 600.000 a 700.000 visitas, en lugar del millón que tuvimos en 2019. La gente tiene ansia de salir de su casa después de las cuarentenas y ganas de hacer deporte al aire libre», señaló Sotomayor a Efe.

Pese a las buenas condiciones meteorológicas que se dieron en 2020, con niveles de nieve no vistos en décadas, el esquí vivió uno de sus peores años debido a la pandemia, que obligó a mantener cerrados los centros hasta agosto, casi la mitad de la temporada, y supuso una caída de los ingresos de más de 100 millones de dólares.

Este año, según datos de la Dirección Meteorológica de Chile, los pronósticos de nevadas no son tan buenos como los del año pasado, pero serán similares a los del 2019, agregó Sotomayor.

fuente: hosteltur.com

 

El Caribe mexicano vive ajeno a la covid-19: el turismo alcanza cifras anteriores a la pandemia

España: Fibes capta 14 congresos y 14 ferias para 2021 y 2022 con un impacto previsto de 54 millones