in , , ,

Guadalajara y el turismo inteligente buscan su espacio en el sector nacional

La ciudad mexicana busca implantar un turismo sostenible, innovador y digitalizado, en el que pretende involucrar y hacer partícipes a todos y a todas en la ciudad, inclusive a los propios vecinos, de manera de convertirlos en turistas.

Con un acuerdo, la Universidad de Alcalá y el Ayuntamiento de Guadalajara que dispone un horizonte de tres años, los involucrados se pronunciaron y manifestaron que con esta alianza “queremos involucrar a todos los agentes que tienen algo que decir en la actividad turística, incluidos los residentes”. 

 

Desde abril de 2021 Guadalajara forma parte de la Red de Destinos Turísticos Inteligentes. Eso quiere decir que busca implantar un turismo sostenible, innovador y digitalizado, pero también que “involucre a todos y a todas en la ciudad, incluyendo a los propios vecinos que también pueden convertirse en turistas”.

 

En este sentido, María Jesús Such, catedrática del Departamento de Economía en la Universidad de Alcalá (UAH). Es responsable, junto a José María López Morales, profesor contratado doctor en el mismo departamento, de la cátedra de investigación ‘Guadalajara Destino Turístico Inteligente’ que acaba de ponerse en marcha y que funcionará durante los próximos tres años, con posibilidades de continuidad.

La firma con horizonte hacía tres años, fue sellada el pasado mes de marzo cuando el convenio entre la Universidad de Alcalá y el Ayuntamiento de Guadalajara dispuso la  creación de la cátedra que “era una vieja pretensión dentro de la relación que mantenemos con el Ayuntamiento de Guadalajara y que ahora se pone en marcha gracias a la coyuntura adecuada”.

La cátedra quiere ser “la hoja de ruta para avanzar en competitividad turística y eso pasa por desarrollar los ejes que contempla SEGITTUR”. Se refiere a la sociedad estatal española dedicada a la gestión de la innovación y las tecnologías turísticas.

La directora de la cátedra dijo que “los ejes pasan por desarrollar la estrategia de futuro basada en la gobernanza participativa, la accesibilidad, sostenibilidad, innovación y la tecnología”,  a lo que agregó que “un destino turístico opta por incorporarse a la red en el momento en el que decide que esos pilares pueden marcar su hoja de ruta para avanzar en la capacidad de competir en el contexto actual”. Pero advierte, el hecho de pertenecer a la Red de Destinos Turísticos Inteligentes “no significa que lo sea, pero sí que se asume el proceso”.

En ese punto en el que ahora se encuentra la ciudad de Guadalajara. “Queremos contribuir al avance turístico. Estamos hablando de un proceso participativo, que se concibe de forma corresponsable entre los agentes públicos y privados”.

Y es que, recuerda María Jesús Such, “turismo somos todos, también los residentes que se ven afectados de lleno por la actividad turística, más allá de oferentes y demandantes. De hecho, el turismo puede convertirse en actividad tractora”.

El turismo es uno de los sectores clave en España, y lo sigue siendo a pesar de la pandemia. “Nuestra posición es muy sólida, pero en un contexto cambiante hay que asentarla. Eso pasa por implicar a todos los agentes afectados y por avanzar en digitalización y sostenibilidad. Es la ruta a seguir en los próximos años para lograr la resiliencia frente a las crisis”. 

Recuerda que el turismo español es “líder en competitividad turística del mundo”, según el ‘Informe de Competitividad de Viajes y Turismo 2019’ del World Economic Forum (WEF) “y lo ha sido ya en varias ediciones del análisis”, en concreto en 2015, 2017 y 2019. La cátedra de investigación ‘Guadalajara Destino Turístico Inteligente’ toma como referencia los indicadores de competitividad que refleja el citado informe, con la necesaria actualización para dar entrada a indicadores innovadores.  

Y es que, contrariamente a lo que se piensa, España no es solo atractiva por el ‘sol y playa’. Such recuerda que “el liderazgo competitivo español está basado fundamentalmente en la calidad de las infraestructuras y los recursos naturales y culturales”. Y ahí Guadalajara tiene mucho que ofrecer, aunque le falta ‘conquistar’ mucho terreno.

Por ejemplo, hay que posicionar referencias de interés turístico de la ciudad en Google, usar técnicas de web scraping para identificar alojamientos censados y no censados e incluso a las empresas de base innovadora del tejido productivo de la ciudad o de la provincia. “A veces son datos públicos, en ocasiones son microdatos no públicos… Tenemos que saber qué empresas y cómo forman parte de un sector tractor, que dinamiza procesos o que pueden inspirar a otras”.

“Involucrar a todos los agentes, incluidos los residentes”

La responsable de la cátedra sostiene que el turismo vive un punto de inflexión a nivel mundial, pero también en España. “La pandemia lo ha evidenciado. En el verano 2020 nos vimos abocados a un escenario de no movilidad. Disfrutamos del clásico ‘sol y playa’ de forma menos masificada, con zonas acotadas, espacios de distancia interpersonal… Eso a los turistas les ha gustado, pero ya antes había señales de que debemos transitar por ese camino de sostenibilidad para seguir liderando la competitividad”.

¿Cómo hacerlo? 

María Jesús Such cree que “pasa por aplicar la innovación a todos los productos turísticos, incluidos los culturales y patrimoniales, el turismo de interior o los viajes cortos. Los hábitos turísticos están cambiando y ese proceso lo ha acelerado la pandemia”, insiste.

“Queremos involucrar a todos los agentes que tienen algo que decir en la actividad turística, incluidos los propios residentes o aquellos sectores que sin ser propiamente actividad turística pueden verse afectados. Hay que tener en cuenta que los avances en competitividad turística deben ser compatibles con la mejora de las condiciones de vida de la población residente.

 Y no sólo eso. Hay que seguir la pista “a cada euro que ingrese el turista, para saber hasta dónde y a quiénes puede llegar su efecto multiplicador”.

Identificar las necesidades formativas del sector y ‘conectar’ con el turista

Otro de los aspectos del papel que jugará la cátedra tiene que ver con “la identificación de las necesidades formativas en el tejido productivo turístico” y en ese sentido, la opinión de los oferentes turísticos será vital. “Queremos que nos ayuden a saber el valor de sensorizar ciertos productos turísticos referente en la ciudad y que nos permita interactuar sobre el pre viaje, la visita y el post viaje. Queremos conectar con el turista y en eso trabajamos estrechamente con los técnicos municipales”.

Desde la cátedra de la Universidad de Alcalá creen que “también se puede trabajar con actividades que no son estrictamente turísticas. Guadalajara se está convirtiendo en una ciudad muy interesante para los rodajes de series, películas o documentales. Sus espacios son muy adecuados. Hay incluso posibilidad de crear experiencias inmersivas para que el turista sepa cómo se hizo una determinada película”.

Para el diseño de los productos turísticos se apuesta por equipos de trabajo multidisciplinares. “Más allá del profesorado o de los investigadores especializados en turismo quizá podamos encontrar sinergias con otras áreas: Ecología, Tecnología o Comunicación… De hecho, en ese propósito de favorecer la multidisciplinariedad, estamos trabajando con bases de datos masivos. El proyecto tiene vocación de largo plazo y de sostenibilidad”.

En Guadalajara se trabaja para abrir el nuevo campus de la Universidad de Alcalá en el que, tradicionalmente, ya se ofrecen estudios relacionados con el sector. “Esta cátedra nos permite una oportunidad única. Estamos muy ilusionados porque creemos que dará muy buenos frutos para poner a la ciudad en el mapa turístico, con una oferta diferenciada”.  

Fuente:eldiario.es/

Agencias reclaman el fin de la prohibición de cuotas

El 70% de los españoles están dispuestos a pagar más por turismo sostenible