Search
Close this search box.

São Paulo y la ruta de la fe y la diversidad religiosa

Compartir:

La mayor ciudad de América Latina es un templo religioso de la diversidad de fe y de la influencia de los pueblos que la construyeron. En el primer artículo de la «Trilogía Paulistana», publicado en Tres60.Travel, exploramos la influencia de los italianos en la capital paulista. Además, presentamos una entrevista completa con Roberto de Lucena, Secretario de Turismo y Viajes del Estado de São Paulo, sobre los lanzamientos de las rutas de la fe.

Los datos muestran que la población brasileña tiene una gran diversidad religiosa: el 64,6% son católicos, el 22,2% evangélicos, el 2% espiritistas, el 0,3% pertenecen a Umbanda y Candomblé, el 2,7% adhieren a otras religiones y el 8% no tienen religión.

Hemos reunido algunos de los lugares más bellos y bien estructurados de São Paulo y de la región metropolitana para recibir a los turistas religiosos.

La Catedral de la Sé y su arquitectura gótica

Situada en la Praça da Sé, en el corazón de São Paulo y a pocos metros de la zona cero de la ciudad, el Pateo do Collegio, la Catedral Metropolitana Nossa Senhora da Assunção e São Paulo Apóstolo, conocida popularmente como la Catedral de la Sé, tiene un estilo neogótico con intrincados detalles renacentistas. Comenzó a construirse en 1913, se inauguró en 1954 y se terminó en 1967. Fue diseñada por el arquitecto alemán Maximilian Emil Hehl.

Brunch en la Catedral

Celebrado todos los sábados y domingos, este evento armoniza sabores refinados, cultura y solidaridad. Bajo la dirección del chef voluntario Gil Godim, conocido por su habilidad para combinar sabores y texturas, la parte musical está formada por el trío: los acordeonistas Padre Baronto y Eduardo Oliveira, y el cantante Fernando Meli.

Tras la comida, los participantes tienen la oportunidad de explorar la catedral en visitas guiadas, sumergiéndose en la historia, la arquitectura y los conceptos religiosos del catolicismo. La catedral también organiza cenas benéficas, cuyos beneficios se destinan a la Misión de Belém.

Misión de Belén

Fundada en 2005 por el padre Gianpietro Carraro y la hermana Cacilda Da Silva Leste, la Misión de Belém es una iniciativa católica dedicada al servicio de los pobres y marginados. Ha acogido a más de 150.000 personas. La misión destaca por su capacidad para liberar a los necesitados de adicciones químicas y trastornos mentales, irradiando la luz del Evangelio entre los pobres y promoviendo la evangelización global.

La magnificencia del Monasterio de São Bento

El Monasterio de São Bento ha trascendido los siglos. Fundado en 1598 por el monje Mauro Teixeira, el complejo monástico no sólo ha resistido el paso del tiempo, sino que se ha reinventado continuamente, consolidándose como centro de fe, cultura y educación.

El complejo de São Bento, concebido inicialmente como refugio espiritual, ha ampliado sus límites hasta convertirse en un centro de educación y cultura. La Basílica Abacial de Nuestra Señora de la Asunción es una obra maestra de la arquitectura religiosa y de gran gusto. El Monasterio y el Colegio de São Bento, que acogen a alumnos desde preescolar hasta bachillerato, son un testimonio vivo de la dedicación benedictina a la formación intelectual y moral. La inversión filantrópica es evidente: la mitad de los alumnos del colegio están becados, recibiendo una educación de excelencia que se hace eco de los valores humanísticos y cristianos de la orden.

La Faculdade de São Bento, fundada en 1908, fue la primera institución libre de filosofía de Brasil, afiliada inicialmente a la Universidad de Lovaina (Bélgica). Sus cursos fueron reconocidos por el MEC en 1940, y en 2014, la facultad lanzó su Licenciatura en Filosofía, que mezcla la investigación contemporánea con un estudio en profundidad de los clásicos griegos y medievales. La Casa Dom Macário, con más de seis décadas de actividad filantrópica, refuerza el compromiso benedictino con la comunidad, promoviendo el acceso al aprendizaje y a la cultura.

Brunch en el Monasterio de São Bento

Todos los últimos domingos de mes, el Monasterio de São Bento ofrece una experiencia única que combina espiritualidad, gastronomía y arte. El día comienza con una misa solemne con un gran número de fieles de pie. El brunch es preparado por el buffet Giardini, bajo la dirección del chef Alex Rodrigues.

Este brunch es una sinfonía de sabores que combina la tradición benedictina con la sofisticación contemporánea. La panadería del monasterio, famosa en toda la ciudad por la excelencia de sus productos, ofrece una variedad de panes y pasteles que harán las delicias de los paladares más exigentes.

A continuación se realiza una visita guiada por el monasterio, que permite al visitante sumergirse en la historia y la arquitectura del lugar, sin entrar en las instalaciones privadas de los monjes. A la visita le sigue un concierto de órgano, en el que el músico Felipe Bento interpreta magistralmente obras de Johann Sebastian Bach, creando una atmósfera de contemplación y belleza.

La Mezquita de Brasil y la Guía Halal

La Mezquita de Brasil, situada en el barrio de Cambuci de São Paulo, destaca como un importante hito de la presencia musulmana en Brasil. Construida en 1929 por la Sociedad de Beneficencia Musulmana, fundada por el egipcio Dr. Abdallah Abdelshakour, esta mezquita es la más antigua de América Latina. Su inauguración oficial tuvo lugar el 20 de mayo de 1960, en presencia del viceministro de Asuntos Exteriores de la República Árabe Unida, Hussein Zulfaqqar Sabry.

Símbolo de la integración y contribución de los musulmanes a la sociedad brasileña, la Mezquita de Brasil refleja el continuo esfuerzo de la comunidad árabe por preservar sus tradiciones e identidad, enriqueciendo la diversidad religiosa del país. La influencia árabe en Brasil está muy extendida y se manifiesta en el comercio, la gastronomía, la arquitectura, la medicina y la religión. Los inmigrantes árabes han dejado una profunda huella en la cultura brasileña, visible en diversos aspectos de la vida cotidiana, como en uno de los mayores hospitales de Brasil, el Sírio Libanês.

Todos los viernes, la Mezquita de Brasil organiza un almuerzo con un menú de comida árabe, coincidiendo con el día de oración de los musulmanes. Las mujeres que visitan la mezquita deben llevar falda larga y cubrirse la cabeza con un velo blanco, y la mezquita dispone de una sala con la ropa necesaria para los visitantes. Está permitido hacer fotografías en el interior de la mezquita siempre que no haya fieles presentes.

Inmigración árabe a Brasil

El siglo XIX fue un periodo de grandes movimientos de población en Oriente Próximo, entonces bajo el dominio del Imperio Otomano. La persecución y el sufrimiento impuestos por el gobierno turco a las comunidades cristianas de Siria, Líbano y Egipto llevaron a muchos a emigrar, especialmente a Brasil. Entre 1871 y 1900 llegaron a Brasil unos 5.400 inmigrantes árabes, en su mayoría cristianos procedentes de Líbano y Siria. La presión religiosa y la difícil estructura agraria, con pequeñas propiedades de tierra, motivaron a muchas familias a buscar mejores condiciones de vida en otras partes del mundo. Aunque São Paulo fue el principal destino de estos inmigrantes, la influencia árabe se extendió a otras regiones brasileñas. Ciudades como Río de Janeiro, Belo Horizonte, Porto Alegre y Salvador también acogieron a estos nuevos residentes, aunque a menor escala.

El Campo Sagrado de Guarapiranga a través de la visión de Meishu-Sama

Situado en el barrio de Parelheiros, en Jardim Casa Grande, el Campo Sagrado de Guarapiranga es uno de los templos mesiánicos más populares de Brasil, que atrae a numerosos turistas. Inaugurado en noviembre de 1995, fue el primer Campo Sagrado construido fuera de Japón, siguiendo la visión de Meishu-Sama (1882-1955), que en 1945 comenzó a crear prototipos del Paraíso Terrenal en Japón. Situado a orillas del embalse de Guarapiranga, en un área de 327.500 metros cuadrados, el lugar destaca por la preservación del medio ambiente y la integración armoniosa de la belleza natural y las construcciones humanas. Con una torre de 71 metros de altura y un anillo sostenido por 16 pilares de 18 metros, el templo impresiona por su sencillez y grandeza, invitando a los visitantes a una experiencia de contemplación y espiritualidad.

Torre Miroku, época de los mesiánicos

La Torre Miroku, situada en el Complejo de Templos Luz do Oriente, destaca como destino de turismo religioso en el estado de São Paulo. Aunque no se encuentra en el municipio de São Paulo, sino en Ribeirão Pires, es fácilmente accesible en los trenes que conectan la capital con la región metropolitana, el CPTM, bajando en la estación de Ribeirão Pires, y se puede llegar en coche por app hasta la Torre Miroku.

Inspirada en el templo Horyu de Japón, la torre fue diseñada por el reverendo Minoru Nakahashi y construida con técnicas tradicionales japonesas, como tejas doradas y una estructura sin uso de clavos.

El recinto ofrece diversas actividades, como visitas guiadas los fines de semana, en las que los visitantes pueden aprender sobre el simbolismo espiritual oriental y participar en ceremonias Johrei, así como en el servicio mensual de Acción de Gracias.

Aunque es un lugar precioso, la estructura organizativa con dos puntos de partida, horarios inciertos y cancelaciones puede convertir el viaje en un engorro con costes económicos y de tiempo y sin poder llegar al destino final, al fin y al cabo, sólo se puede llegar en barco y sólo hay una agencia responsable de la ruta.

Templo budista Nambei Shingonshu Daigozan Jomyoji

El Templo Budista Nambei Shingonshu Daigozan Jomyoji, situado en Suzano, en la región metropolitana de São Paulo, es un importante destino de turismo religioso. Fundado por el monje Teizan y sus seguidores, el templo fue construido en agradecimiento a los santos que les ayudaron y con el objetivo de difundir la religión budista Shingon en Brasil. El acceso al templo es fácil por su proximidad a la estación de Suzano CPTM, desde donde se puede llegar en coche o taxi. Además, la ciudad se beneficia de la presencia de la mayor comunidad japonesa fuera de Japón, lo que enriquece la experiencia cultural y espiritual de los visitantes.

La historia del templo budista Nambei Shingonshu Daigozan Jomyoji comienza en Japón con Tsunesuke Nishioka, que se convirtió al budismo y se hizo monje jomyo. Emigró a Brasil y continuó su labor espiritual, especialmente durante la epidemia de malaria. Tras su muerte, su hijo Sadao recibió un «don» milagroso, convirtiéndose en monje Teizan y continuando la labor de su padre. En 1966, Teizan y sus seguidores inauguraron el templo de Suzano, cuya construcción finalizó nueve años después.

El templo budista Nambei Shingonshu Daigozan Jomyoji de Suzano fue diseñado por Reijiro Nassu y es una fiel réplica de los templos japoneses, construido sin clavos, sólo con herrajes de madera. El complejo incluye la puerta de entrada «San-mon» con guardianes tallados, tres capillas dedicadas a santos específicos, un templo principal con una estatua de tres metros del Santo Fudomyo y alojamiento para los monjes. El templo rinde homenaje a Tsunesuke Nishioka, el monje Jomyo, reflejo de la tradición budista Shingon en Brasil.

Templo de Salomón en São Paulo, bastión de los evangélicos

En el barrio de Brás, en São Paulo, se encuentra una de las estructuras más imponentes y significativas para los evangélicos brasileños: el Templo de Salomón. Inaugurado en 2014, este templo no es solo un centro de culto, sino también un lugar de encuentro para miles de creyentes que buscan un espacio de espiritualidad y conexión con sus raíces religiosas.

Los orígenes de los evangélicos

El movimiento que hoy conocemos como protestantismo comenzó oficialmente en 1517, cuando el monje y teólogo católico alemán Martín Lutero clavó sus «95 tesis» en la puerta de la iglesia de Wittenberg, en Alemania. Este acto marcó el inicio de la Reforma Protestante, que buscaba reformar las prácticas de la Iglesia Católica y promover una forma de cristianismo más cercana a las escrituras bíblicas. En Brasil, este movimiento se desdobló en diversas corrientes, conocidas como evangélicas, que se convirtieron en una fuerza significativa entre los devotos de Jesús.

El Templo de Salomón y sus actividades

Inspirado en el Templo de Salomón original, construido en Jerusalén en el siglo X a.C. y posteriormente destruido, el Templo de Salomón de São Paulo es una réplica moderna que pretende preservar la esencia y el simbolismo del antiguo. El complejo incluye el Jardín de los Olivos, donde los visitantes pueden sentirse transportados a los tiempos bíblicos, con árboles centenarios que evocan el paisaje de Tierra Santa.

El Templo de Salomón ofrece diversas actividades que atraen no sólo a fieles, sino también a turistas curiosos y eruditos religiosos. Entre las principales atracciones se encuentran las bodas colectivas y las visitas programadas al Jardín Bíblico. Este recorrido temático permite a los visitantes ver una réplica fiel del Tabernáculo de Moisés, explorar el Memorial de los Templos de Jerusalén y pasear por el Jardín de los Olivos del Centenario, proporcionando una experiencia única que evoca la historia y la espiritualidad de Jerusalén.

La fotografía y la filmación están estrictamente prohibidas en el interior del templo, lo que garantiza que el espacio siga siendo un lugar de oración y reflexión espiritual. El lugar recrea una parte de Tierra Santa en suelo brasileño.

Por Mary de Aquino, peridista brasileña de Turismo y Gastronomía. Este entrega corresponde al 2° reportaje de la serie – La Trilogía Paulistana- con algunas fotogradíoas de su autoría.

Foto Templo de Salomón: Geovana Fraga.

Foto Templo Nambei Shingonshu Daigozan Jomyoji y Torre Miroku: Mano Madison.

Foto Solo Sagrado – São Paulo / SP Foto: Ken Chu – Expressão Studio Banco de imágenes del Secretaria de Turismo e Viagens do Estado de São Paulo.